.
Vos no elegís la lluvia que te va a calar hasta los huesos.

Rayuela, capitulo 93, Julio Cortazar
______________________________________________________________________________

miércoles, 5 de diciembre de 2012

Leyendo en el colectivo. No somos irrompibles


No somos irrompibles.
Elsa Bornemann.
Alfaguara

Usualmente cuando uno va a las librerías se encuentra con todo “sectorizado”, novelas por un lado,cuentos por otros, nacional, latinoamericano, otros, psicología, auto ayuda, infantil-juvenil. Este orden que imponen las librerías suele ayudarnos a encontrar las cosas más fácilmente  a no perdernos entre tanto titulo y variedad. Pero también sirve para que nos perdamos joyas. Mucha gente “adulta” (no creo que las comillas lleguen a dar una idea de cuanto aborrezco esta calificación) ni siquiera mira los libros del sector LIJ. Ah, terrible, terrible, lo que se están perdiendo. Grandes joyas de la literatura habitan en esos pagos colorinches de las librerías. Joyas como “No somos irrompibles” de Elsa Bornemann. El libro reza que es para chicos desde 10 años. DESDE es la palabra clave, es un libro que puede leer cualquier persona de cualquier edad y maravillarse con él.
La autora nos regala quince cuentos de niños enamorados. O algo así, algunos son solo una excusa para contarnos otras cosas. Todos sin excepción son sublimes, algunos llegan un poco más allá. ¿Cuantas veces quisimos explicar qué es el amor? ¿Cuanta veces quisimos definirlo? Cuantas veces la respuesta fue: no se puede, el amor es el amor. ¡Pamplinas! Bornermann explica, define, dibuja, ilustra, toca los acordes del amor en el cuento Con el sol entre los ojos. Cuando mis hijos me empiecen a preguntar por el amor, les voy a dar ese cuento. Lo bueno del libro es que evita el cliche de “es para niños, tiene que ser todo lindo y feliz” Hay cuentos como Mil grullas o Nomeolvides que son tan tristes que lo dejan a uno con lagrimas en los ojos. Hay leyendas (no se si adaptada o nueva) como Picaflor que mezclan un final feliz con la tragedia. Otros casi que no hablan sobre el amor, Ventanas que es una mirada sobre el crecer y aprender a vivir (que no tiene nada que ver con ser “adulto”). Los dialogos de los niños tal vez quedó un poco añejada, pero no envejece el libro, lo vuelve un documento de otra decada.
No somos irrompibles debería estar en ese lugar inexistente de las librerías “Grandes e imperdibles obras de la literatura universal” porque no es menos que eso
Publicar un comentario