.
Vos no elegís la lluvia que te va a calar hasta los huesos.

Rayuela, capitulo 93, Julio Cortazar
______________________________________________________________________________

viernes, 23 de noviembre de 2012


No hay país para los viejos.
De Cormac Mccarthy

Debería acostumbrarme a averiguar si la película que voy a mirar es originalmente un libro, sobre todo si el libro es bueno. Eso me pasó con este libro, que hace unos años adaptaron al cine los hermanos Cohen. El tema es que no fue una adaptación libre la que hicieron, si no que la transcribieron casi linea por linea. Lo cual me desesperaba un poco con el libro: ya sabía todo lo que iba a pasar. Excepto un detalle, un detalle mínimo  pero que cambia completamente todo el sentido de la historia. Si vieron la película lean el libro. 
        Los méritos de No hay país para los viejos van más allá de la historia, el estilo de Cormac Mccarthy es puntilloso, brutal, sin pelos en la lengua pero sin buscar “maneras lindas” de decir las cosas. Si tiene que decir pija dice pija y si tiene que decir culo dice culo (lo pongo de ejemplo pero creo que no están ninguna de esas dos palabras en todo el libro). Eso no impide que haya algunas construcciones de gran belleza, brutales pero bellas. No muchas pero las hay y valen más por su escases. No hay nada que haga ruido, que te entorpezca la lectura. Además todo esto se ve contrastado por las introducciones en cada capitulo donde uno de los protagonistas nos abre no solo su mente, si no que también su corazón y lo hace con una sensibilidad pura y aún así sin dar vueltas.
          Germán Machado (vayan a su blog, si están mismamente interesados en la literatura en general y la infanto-juvenil en particular, no tiene desperdicio) me dijo cuando apenas empezaba con el libro, que Mccarthy es un moralista. Durante gran parte del libro me costó estar de acuerdo, en realidad me parecía todo lo contrario. Pero de a poco, casi invisible ahí estaba su punto de vista su mensaje esperanzador. Uno puede dejarse llevar por su brusquedad y su estilo que casi roza, pero nunca toca, el gore, pero al final (y en especial con ese leve cambio entre el libro y la película) todo el libro es una denuncia de para donde van las cosas, una llamada la atención. ¿Todo tiempo pasado era mejor? Las pruebas en muchos aspectos parecen afirmarlo. ¿No tenemos esperanza de solucionarlo? Eso parece decir el libro. ¿Eso es lo que dice? ¿Lo dice?
Publicar un comentario