.
Vos no elegís la lluvia que te va a calar hasta los huesos.

Rayuela, capitulo 93, Julio Cortazar
______________________________________________________________________________

miércoles, 22 de septiembre de 2010

Leyendo un poco: Crónica del pájaro que da cuerda al mundo

            Cuando leo a Murakami no puedo evitar tener la sensación de estar frente a un espejo. Es como si uno no estuviese leyendo ficción, como si el autor no nos contase nada nuevo. Simplemente los rincones oscuros o luminosos que hay dentro de uno. Y con Crónicas del pájaro que da cuerda al mundo demuestra que sabe mucho sobre rincones oscuros.

            Ya hablé sobre su prosa en la reseña de Al sur de la frontera, al oeste del sol, y sigue cumpliéndose lo mismo para este libro. Pero, lo que se vuelve más complejo, más intricado, es la trama. Saltando de un registro narrativo a uno epistolar o periodístico, avanzando y retrocediendo en el tiempo, Crónicas es un libro espeso (y encima voluminoso) de leer; uno no termina de saber realmente hacia donde nos lleva, aunque creo que nunca hay lugar para dudar de qué se trata.

            Crónica del pájaro que da cuerda el mundo, como (a mi parecer) todas las novelas que leí de autores orientales, no soportaría un análisis exhaustivo con criterios occidentales: la historia del protagonista pareciera no tener un verdadero desenlace, aunque sí las otras que giran a su alrededor, y aun así uno se siente satisfecho al cerrar el libro

            No puedo dejar de pensar que veo en esta novela el reflejo metafórico de lo que acontece ahora en mi vida, pero al mismo tiempo no me cabe duda de que ésa es la intención de Murakami, que se me perfila como un maestro en contar las vicisitudes del pensamiento, del alma y de la vida del ser humano. Esta vez, no sobre los sueños sin realizar y olvidados, sino sobre los caminos de la vida, los embrollos que ésta nos presenta y cómo, no importa lo que hagamos ni cuán grandes sean los gigantes a los que nos enfrentamos, debemos dar batalla o asumir las consecuencias con pesadez.
Publicar un comentario